Bestial y poderoso

El ZR1 2019 representa lo mejor de los vehículos americanos deportivos, un vehículo que entra en la élite

No hay deportivo con más pedigrí para la industria automotriz norteamericana que el Chevrolet Corvette. El Corvette ZR1 es un auto para ser utilizado, ya sea diario o en la pista, disfrutado al máximo y por qué no decirlo, exigido al grado del abuso. Sin embargo; el dicho reza así. Renovarse o morir… Y Chevrolet definitivamente no tiene intención de aniquilar al Corvette, pero también tiene clarísimo que el concepto actual no puede evolucionar más, con lo cual el próximo Chevrolet Corvette (C8) mutará a un deportivo de motor central.

Casi 70 años de evolución
Luego de casi siete décadas de desarrollo llegamos a esto, una bestia de 755 caballos de fuerza, capaz de hacer un 0 – 100 km/h en apenas 2.85 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 341 km/h. Más impresionante aún es que lo hace con mucha facilidad, pero sobre todo que frena, se agarra y da vuelta tan bien, como lo mejor que Europa puede crear.
El ZR1 2019 representa entonces el pináculo de lo que puede ser un Corvette en la actualidad y es una despedida gloriosa para el planteamiento de motor al frente.

Manejo impecable
El salto en cuanto a refinamiento entre el ZR1 C6 y el Z06 C7 fue dramático, y es que el anterior ZR1 era brutalmente rápido, pero era un potro indomable, te dejaba saber en todo momento que no tenías todo el control, algo que se solucionó con el Z06, al tiempo que era ligeramente más rápido. Sin embargo; este nuevo ZR1 C7 está en otra dimensión, no solo es el coche americano más rápido que haya manejado, acelera con furia, pero también es tan efectivo al frenar y pasar por curvas que esa sensación de peligro que transmitía se fue por completo. Adicionalmente, al rodar a bajas velocidades es un auto relativamente cómodo, por lo menos mucho más que el Porsche 911 GT3 RS que también estuvo presente en nuestro especial. Sin dejar de tener en mente que sí es un auto hecho para la pista. El ZR1 2019 rodó en la configuración más grande disponible de Centro Dinámico Pegaso en 1:00.32 en la vuelta con arrancada desde cero, mientras que en la arrancada lanzada el tiempo fue de 0:55.06. ¡Es una bestia!