Duelo de titanes

Antecedentes en Copa del Rey favorecen al Real Madrid ante Barcelona, por lo que el clásico será candente

Hace apenas tres meses el Barcelona apaleó al Real Madrid en el Camp Nou por 5-1. Su última visita al Bernabéu la saldó en diciembre de 2017 con un incontestable 0-3 y de los últimos diez Clásicos solamente en tres vencieron los merengues. A primera vista, más aun observando la temporada actual, pareciera que el Barça acude a la semifinal de Copa frente al Madrid con la etiqueta de favorito… Y, sin embargo, la historia reciente entre ambos equipos en el torneo del KO sonríe más al equipo de la capital.

Cierto es que el Barcelona domina el global de la Copa con 14 victorias por 12 del Real Madrid en 33 enfrentamientos, pero de los últimos diez el equipo azulgrana solo venció en dos, por cuatro del Madrid… Que le derrotó además en dos finales para dominar en esta faceta por 4-3.

La final de 2014, decidida con un golazo de Gareth Bale, es el último precedente en el Clásico copero, que llegó una temporada después de que el equipo que dirigía Mourinho silenciase en las semifinales el Camp Nou, tras igualar 1-1 en la ida, venciendo por 1-3 (doblete de Cristiano Ronaldo y Varane) para alcanzar la final… que perdería en el Bernabéu ante el Atlético de Madrid.

Molesto en Barcelona

El delantero brasileño Neymar estuvo en Barcelona para someterse a una revisión de la lesión en el pie derecho que sufrió en un partido de Copa ante el Estrasburgo.

Como se confirmó en días pasados, el crack del París Saint-Germain estará de baja diez semanas tras confirmarse una fractura del quinto metatarsiano, pues realizará un tratamiento de rehabilitación y así evitará ser operado.

El futbolista fue captado por diversos medios de comunicación en el aeropuerto del Prat, donde se disponía a tomar un vuelo para regresar a París, y dejó en evidencia que su estado anímico no es el mejor.

Ante la insistencia de los reporteros sobre si desea volver al Barcelona y si sigue en contacto con sus excompañeros, Neymar demostró visible molestia: “No me toques los cojones”, respondió, mientras seguía su camino hacia el interior de la terminal, reportaron varios medios españoles.