¡El más grande!

Russell Wilson es el quarterback más importante en la NFL.

Interesante estrategia la de Russell Wilson, dando a los Seattle Seahawks una fecha límite del 15 de abril para acordar una extensión de contrato, con un año restante en su convenio actual. Si funciona, probablemente será el jugador mejor pagado en la liga para cuando lleguen las Pascuas: Si no, podría convertirse en el agente libre más emocionante en la historia de la NFL.

Por el punto en que se halla su carrera, cuánto lo necesitan desesperadamente los Seahawks, y el panorama económico actual de la liga, la situación contractual de Wilson lo convierte en el quarterback más importante de la NFL ahora. Tiene la posibilidad de imponer el nuevo estándar para contratos garantizados en un momento en el que se trata de un tema candente con jugadores. Si los Seahawks deciden no firmarlo y retenerlo con etiquetas de jugador franquicia, año con año, podría terminar siendo un Kirk Cousins con mejor currículo.

La fecha límite del 15 de abril parece arbitraria y hace lucir a Wilson innecesariamente ansioso. La razón ostensible de que desea cerrado el trato antes de que los Seahawks inicien su programa de temporada baja es para evitar “distracción”, es palabra omnipresente, trillada y sobreexplotada en la NFL que siempre tiene efecto con los aficionados a pesar de que se trata de una tontería. Seguramente Wilson, un transferido universitario y recluta de tercera ronda que ganó el Super Bowl a la edad de 25, ha lidiado con mayores distracciones que estar pensando en cuándo podría finalizarse su contrato por, digamos, 35 millones de dólares.

La razón más probable es obligar a los Seahawks a revelar sus intenciones a largo plazo para Wilson y para el equipo. Ha dejado en claro a los Seahawks que estaría de acuerdo en jugar esta temporada sin una extensión.

¿Cuánto debe recibir Wilson?

Si el acuerdo ha de ser de largo plazo, Wilson debe ser capaz de buscar algo cercano a los cinco años y 180 millones de dólares, con 101 millones completamente garantizados al momento de la firma. Eso superaría el promedio de Rodgers y la garantía de Ryan.

Si Wilson no desea superar a Rodgers y Ryan –o si los Seahawks no lo aceptan– podría apuntar al convenio de Cousins, firmar por tres años, y llegar nuevamente a la agencia libre a los 33 o 34 años de edad, dependiendo de si se consigue una extensión a su contrato actual o se cancelan esos términos de la campaña del 2019. Esto podría ayudar a Wilson a convertirse en una figura histórica que, junto a Cousins, usen su palanca para ayudar a establecer contratos garantizados como algo que jugadores de la NFL pueden pedir y esperar. Así es como jugadores de la MLB y NBA recibieron contratos garantizados, no vía negociaciones para el contrato colectivo de trabajo, sino con jugadores y agentes insistiendo en establecer garantías como norma. Un compromiso potencial sería una estructure que se parezca a lo que ha hecho Drew Brees con los New Orleans Saints, sumando “años falsos” al término del acuerdo para ayudar a deferir cargos contra el tope salarial con bonos por firmar y bonos opcionales.