Simbolismo de la última cena

Hecho que trasciende porque uno de los grandes iniciados y fundador de una religión está en la víspera de su profética muerte.

Aquí una breve explicación de sus significados:

Tendencia Romana

De acuerdo con costumbres de la época, la mesa era baja y con almohadas como asientos, la disposición de estos era en forma de herradura, dejando un lado libre para el servicio de la mesa. Esa era tendencia en el imperio romano, se llamaba triclinium.

El cenáculo

Es considerado como la primera iglesia. No se precisa quién era el dueño de la casa, se dice que uno de los discípulos, o José de Arimatea, dueño también del sepulcro donde depositaron el cuerpo de Jesús y recolector de otras reliquias como el Santo Grial.

La cena de pascua

Principalmente, cordero asado, porque a través del fuego se logra la purificación. El mandato era comer las patas y las entrañas.

            La cabeza representa a Dios,

es decir; el Dios hijo, según

el capítulo 11 de la carta

a los Corintios, dice que la cabeza del cordero pascual es la divinidad de Cristo.

            Las patas representan la humanidad de Dios, y las entrañas, su alma.

Elementos de la “Transubstanciación”

Pan ázimo: Pan sin levadura, se creía que ésta, por el hecho de fermentar el pan lo hacía menos puro, simboliza la vanidad; agregar este ingrediente significa vanagloriarse.

Vino: Representa la sangre, con lo cual se establece una alianza renovada con Dios.

Resulta interesante ver que, en el cristianismo, las trilogías fundan gran parte de su concepto teológico, en la “Última Cena” no es la excepción. De acuerdo con el libro “La Leyenda Dorada” Jesús desempeña una triple función:

     Cristo como siervo

Antes de comenzar con lo que fue la “Cena Pascual”, Jesús lavó los pies de sus discípulos. Pedro se opuso a que Jesús le lavara sus pies, diciendo que era un acto humillante; Jesús le convence y Pedro aceptó arrepentido. Lavarse para los judíos, cristianos y musulmanes significa purificarse. La cabeza significa la intención. Las manos son las obras. Y los pies la diligencia (o el amor)

      Cristo afable

Antes de “partir: recurre a un acto de lo más terrenal, hacer una cena con sus más allegados, como cuando cualquier persona decide irse o mudarse a otro lado y organiza una despedida. Produce una total comulgación.

        Cristo como Obispo

Se supone que funge como obispo, en su jerarquía espiritual y porque hace la conversión de los alimentos, pan y vino en su cuerpo y sangre, “La Transubstanciación” y hereda dicho poder a sus discípulos, el mensaje es revelador en el sentido que se afirma como representante de Dios en la tierra, pero como un Dios que esta entre humanos a los que confiere su poder y sabiduría.