El Aniversario de las protestas

CIDH: Nicaragua vive en estado de excepción a un año de las protestas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) avisó que Nicaragua vive en un estado de excepción “de facto” a un año del estallido de las protestas porque prevalece el abuso de la fuerza, el encarcelamiento de voces disidentes y la censura a los medios de comunicación.

Antonia Urrejola, relatora de Nicaragua en la CIDH, repasó en una entrevista lo ocurrido desde que unas protestas contra unas reformas de la Seguridad Social se tornaran en una rebelión que ha dejado 325 muertos, entre ellos 24 menores de edad, y 2.000 heridos, según cifras del organismo. “La situación de derechos humanos en Nicaragua sigue siendo grave, se mantiene un estado de excepción de facto, se mantiene la negación del derecho a la manifestación. No hay espacio en Nicaragua para disentir libremente sin riesgo a ser detenido o sin riesgo a ser objeto del uso de la fuerza pública o actos de amenaza, asedio y hostigamiento”, aseveró Urrejola.

La relatora recordó que ese estado de excepción “de facto” se manifiesta en la represión estatal destinada a acallar las voces disidentes, así como en las graves violaciones de derechos humanos, desde detenciones arbitrarias hasta la criminalización de la protesta con el uso de grupos paramilitares y policía, que obedecen al presidente nicaragüense, Daniel Ortega. Explicó que la CIDH ha observado que cada vez que la oposición convoca una marcha automáticamente la policía y grupos paramilitares ocupan de manera “masiva” las calles para impedir las reivindicaciones contra Ortega, que suelen acabar en violencia y detenciones. “Creemos que no hay libertad de manifestación ni de expresión”, sentenció Urrejola, que lamentó los ataques la prensa, la censura y clausura de medios de comunicación. Desde que comenzó la crisis, la CIDH ha documentado ataques, entre otros, a La Prensa, El Confidencial, Radio Darío, Radio Mi Voz, Canal 12 y 100% Noticias, cuya jefa de prensa, Lucía Pineda Ubau, y director, Miguel Mora, fueron arrestados en diciembre y acusados de “conspiración para cometer actos terroristas”. Preguntada sobre qué ha mejorado en este año, Urrejola mencionó la excarcelación de 248 manifestantes opositores en el contexto del diálogo que comenzó el 27 de febrero entre el Ejecutivo de Ortega y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, un proceso suspendido. Urrejola consideró que esas liberaciones son “un avance importante”, pero recordó que la CIDH ha expresado preocupación sobre “la falta de transparencia de esas excarcelaciones y el hecho de que las personas no son completamente liberadas”, pasan de estar en prisión a un régimen de arresto domiciliario o similares.