Más progresismo en demócratas

La política económica de los progresistas marca la contienda demócrata a 2020

Casi una veintena de demócratas aspiran a la Casa Blanca en las elecciones presidenciales que Estados Unidos celebrará en 2020, una contienda que, de camino a las primarias, está perfilando candidatos progresistas en la estela de Bernie Sanders, que ponen el foco en la política económica.

“Hay entusiasmo por candidatos que toman posiciones más liberales que antes y en comicios previos todo iba más sobre la personalidad o la política exterior, pero por primera vez los demócratas tienen un debate real sobre política económica”, dijo Philip Klinkner, profesor especializado en gobiernos en la Universidad de Hamilton.

El progresismo, impulsado por un mayor activismo izquierdista entre las filas del partido, según este experto en procesos electorales, está encabezado por Sanders y Elizabeth Warren, mientras que otras figuras destacadas como Kamala Harris y Kirsten Gillibrand mantienen distancia y Beto O’Rourke es más moderado. Coincide otro profesor, Richard Born, investigador político en la Universidad de Vassar, quien ve la posibilidad de que en las primarias, debido a ese “sesgo hacia los activistas, alguien como un Sanders o una Warren sea nominado”, lo que sería un “riesgo” ante un electorado demócrata más inclinado a la moderación. Ambos expertos distinguieron tres ejes en el debate sobre las propuestas económicas: el sistema sanitario, el medioambiente y la redistribución de la riqueza, con variaciones entre candidatos que los posicionan dentro de una tendencia progresista en la que ha ejercido cierta influencia la congresista Alexandria Ocasio-Cortez.

SISTEMA SANITARIO

Sanders, autoproclamado demócrata socialista, es el más escorado a la izquierda con una propuesta del “Medicare for all” (Cobertura médica para todos) que supondría nacionalizar el sistema sanitario y eliminar las firmas privadas, según Born, una “peligrosa” idea con la que Warren “simpatiza” y otros sienten “presión”. “En política estadounidense es difícil conseguir que algo se haga, no sería posible lograr eso”, dice Klinkner sobre la transformación de este programa público que ahora sirve a jubilados, y que para candidatos menos liberales, como Gillibrand, pasaría por “expandir” la edad de acceso por debajo de sesenta y cinco años.

MEDIO AMBIENTE

Sanders considera el cambio climático “la amenaza más grande del planeta” y propone claramente aprobar el Green New Deal propuesto por Ocasio-Cortez para 2030, que para él supone una transición del combustible fósil a la energía sostenible, prohibir el “fracking” o eliminar las exportaciones de carbón, gas natural y petróleo.

Otros candidatos “se cuidan de apoyarlo porque es muy radical”, apunta Born, y dicen simplemente “aspirar” a ese tipo de medidas en este tema “del que todos hablan” pero prefieren opciones más “factibles y realistas” para neutralizar el carbono, como tasas a la industria o un esquema de “tope y canje” para reducir emisiones.

REDISTRIBUCIÓN DE RIQUEZA

Sanders propone legislar para el “99,8 %” con un impuesto progresivo sobre herencias multimillonarias, así como eliminar exenciones fiscales para el uno por ciento más rico.

“Mariguana legal”

Demócratas instan a legalizar la marihuana en el día del cannabis

Dirigentes del Partido Demócrata, entre ellos candidatos a las elecciones presidenciales, instaron a la legalización del cannabis en el Día 420, como se conoce el oficioso “día nacional” de la marihuana en el país.

La senadora por California Kamala Harris, una de las demócratas que se han postulado para la nominación de su partido a las presidenciales de 2020, afirmó en su cuenta de Twitter que “es hora” de legalizar esa droga en todo el país.

“Las comunidades de color se han visto impactadas de forma desproporcionada por la Guerra Contra las Drogas. Debemos revertir esta tendencia”, dijo Harris.

Por su parte, otro candidato de la misma formación para los comicios, Cory Booker, senador por Nueva Jersey, empleó la misma red social para lanzar su mensaje procannabis. “Conforme trabajamos para legalizar la marihuana a nivel nacional, tenemos también que garantizar igualdad en la industria de la marihuana. Las comunidades que históricamente han sido atacadas por la fracasada Guerra contra las Drogas no pueden ser apartadas de las oportunidades de participar en la economía de la marihuana legal”, indicó. La legisladora de la Cámara Baja del Congreso, Ilhan Omar, que representa a Minnesota, también lamentó que “la criminalización del cannabis impacte de forma desproporcionada en las comunidades de color”.

“Al final debemos legalizar el cannabis en toda la nación y eliminar los registros (criminales) de los encarcelados por delitos relacionados con el cannabis”, tuiteó. Según datos de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés), actualmente nueve estados del país y el Distrito de Columbia permiten el uso recreativo legal de la marihuana entre los adultos, mientras que 31 estados la autorizan para fines médicos. Dos de cada tres estadounidenses están a favor de la legalización, de acuerdo con esta organización, que hoy también se posicionó en un comunicado a favor de esta medida.

Entre 2001 y 2010 las autoridades arrestaron a ocho millones de personas por delitos relacionados con la marihuana, apuntó ACLU, que recordó que los afroamericanos tienen 3,73 posibilidades más de ser detenidos por posesión de cannabis que los blancos.

El oficioso Día 420 se celebra cada 20 de abril, donde se desarrollan festivales relacionados con el cannabis y los consumidores de esta droga se juntan para fumar marihuana. Los orígenes de esta celebración son confusos, aunque “la leyenda” hace referencia a un grupo de jóvenes de California que solían juntarse para fumar a las 4:20 horas de la tarde y que comenzaron a utilizar la clave “420”.