Tecnología en terracería

Range Rover evoque 2020 cumple con la tradición de la marca, en dar el mayor lujo a quien busca la aventura en terracería, una SUV que mantiene una identidad propia y vanguardista

El Range Rover Evoque 2020 es un ejemplo más de cómo un diseño bien logrado puede hacer que un vehículo luzca vigente aun con el paso de los años.

El nuevo Range Rover Evoque 2020 perfecciona la silueta de coupé gracias al rediseño total de la carrocería, incluidas las luces frontales y traseras, así como los rines de 21 pulgadas. Aunque a simple vista no es posible observarlo, debajo de esta nueva imagen, este SUV esconde un nuevo chasis que permite una conducción más estable y ágil, debido a que tiene un mayor nivel de rigidez, además de que es más ligera.

Junto a dichas mejoras, el manejo también se ve mejorado por medio del nuevo sistema de suspensión adaptativo, que como su nombre lo dice, se ajusta de manera automática a las situaciones del camino y el estilo de conducción con el objetivo de hacer más suaves o rígidos los amortiguadores, y así ofrecer un manejo precioso.

Más allá de estas mejoras enfocadas a un mejor manejo, el Range Rover Evoque 2020 es un parte aguas para Land Rover, ya que es el primer modelo en contar con el sistema mild-hybrid, que además de permitir una mejor aceleración, hace que el consumo de combustible sea menor que el de su antecesor. Este sistema es similar al que ocupa Audi, por ejemplo, se basa en la recuperación de la energía que normalmente se pierde durante las deceleraciones para almacenarla en una batería de ion-litio y luego enviarla al pequeño motor eléctrico. De esta manera, en velocidades por debajo de los 17 km/h el motor a gasolina de 2.0 litros (200 o 250 hp según la versión) se desconecta para funcionar en modo cero emisiones. Una vez que se inicia la aceleración, la energía almacenada es empleada para apoyar la salida y reducir así el consumo de combustible. Y es que está sumamente comprobado que la mayor ingesta de gasolina de los vehículos se genera en los despegues.

Fiel a la costumbre de Land Rover, este SUV compacto dispone de toda la tecnología posible para conducir en terracería o en caminos asfaltados sin importar las condiciones. Además del sistema All-Wheel Drive, contiene el Terrain Response 2, tecnología que detecta automáticamente el tipo de superficie sobre la que se circulamos para de ahí ajusta las características según las necesidades.