Trubisky por subir nivel

El equipo de Chicago confía en lo que ha visto de avance en su joven quarterback, quien ahora busca llegar más lejos en los playoffs

Los Chicago Bears no han sido tímidos a la hora de elogiar al quarterback de tercer año, Mitchell Trubisky, a lo largo del programa de temporada baja.

El receptor abierto de los Bears, Taylor Gabriel, lo llevó un paso más allá, describiendo a la transformación de Trubisky de receso de campaña como “drástica” en comparación con este momento del año pasado, cuando el pasador de 24 años estaba en las fases de aprendizaje de la ofensiva del head coach Matt Nagy.

“Mitch tiene confianza allá atrás”, dijo Gabriel. “Tiene confianza en cambiar las jugadas: Tiene confianza en digo, darnos los dobles movimientos. Tenemos muchos dobles movimientos allá afuera. Tiene confianza en lo que observa. No solamente está intentando descifrar cuál es la jugada. Ahora mira hacia arriba para ver cuál es la cobertura. Así que siento que, como dije, es simplemente un cambio drástico respecto al año pasado”.

Trubisky brilló el año pasado bajo Nagy, quien rescató al equipo de la predecible y mundana ofensiva que operaron los Bears en la campaña de novato de Trubisky. Nagy trajo el sistema de Andy Reid desde los Kansas City Chiefs a Chicago, pero incorporó suficientes modificaciones en el plan de juego semanal como para mantener a las defensivas fuera de balance. La naturaleza creativa del libro de jugadas de Nagy también brindó la oportunidad de cubrir en ocasiones por Trubisky, quien inició solamente una temporada completa a nivel colegial. Los Bears también sumaron armas ofensivas que no existían bajo el régimen previo, firmando a los receptores abiertos Allen Robinson y Gabriel, y al ala cerrada Trey Burton en la agencia libre. Chicago reclutó más tarde al prometedor receptor abierto de Memphis, Anthony Miller, en la segunda vuelta, y expandió el rol del versátil Tarik Cohen en la ofensiva. Trubisky pasó para 3,223 yardas, 24 touchdowns y 12 intercepciones y consiguió un índice de pasador de 95.4 durante el ascenso de Chicago desde el sótano hasta la cima de la NFC Norte para finalizar en 12-4. Los Bears perdieron un juego en casa en la primera ronda de playoffs ante los Philadelphia Eagles, pero en general, la segunda campaña de Trubisky en la liga fue un éxito.